Contaminantes biológicos en la calidad del aire en interiores

En el primer post de tres vimos los contaminantes químicos que influyen en la calidad del aire en interiores, en este segundo post vamos a ver los contaminantes biólogicos en la calidad del aire en oficinas y centros de trabajo. Podemos considerar como principales contaminantes biológicos las bacterias y hongos.

Contaminantes biológicos en la calidad del aire en interiores

Las enfermedades infecciosas se transmiten más fácilmente en los ambientes cerrados que en los ambientes de exterior, ya que el volumen de aire en el cual se diluyen los microorganismos es más bajo, el contacto directo es mayor y las personas pasan más tiempo en ambientes cerrados que en el exterior. Muchas enfermedades contagiosas requieren el contacto directo para su transmisión, mientras que otras (gripe, sarampión, viruela, tuberculosis y algunos resfriados comunes) se transmiten fácilmente por el aire pudiendo sobrevivir los microorganismos causantes de los mismos durante su paso a través del sistema de ventilación, si no se toman medidas específicas al respecto.

Otras enfermedades contagiosas se transmiten directamente desde reservorios a oficinas y centros de trabajo. Entre estas se encuentran la legionelosis y otras neumonías bacterianas y la mayor parte de las enfermedades debidas a hongos. La legionella, sobrevive y se multiplica principalmente en edificios para el aire acondicionado, en los sistemas de humidificación y en las conducciones de agua caliente,  puede aparecer en dos formas clínicas: una neumonía que se conoce como Enfermedad del Legionario, y un cuadro de tipo gripal y carácter leve que se denomina Fiebre de Pontiac. El virus del sarampión o la micobacteria de la tuberculosis, se transmiten por el aire y a través de los sistemas de ventilación.

Los hongos producen en el ser humano alergias y asma. La humedad y el calor favorecen su crecimiento y pueden encontrarse en duchas o sótanos con altos niveles de humedad, y también en el agua de los humidificadores o en sus filtros.

Medidas preventivas para controlar los contaminantes biológicos en interiores

Como medidas preventivas está, fundamentalmente, la revisión, mantenimiento, limpieza y desinfección periódica de las instalaciones y del agua, así como ubicar las torres de refrigeración en lugares lo más alejados de los emplazamientos con presencia de personas.

Se debe inspeccionar el edificio y las instalaciones con el fin de comprobar si existen sustratos o lugares de desarrollo de contaminantes biólogicos.

Post relacionado:

Contaminantes químicos en la calidad del aire en interiores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *