¿Cuándo hacer un tratamiento contra la oruga procesionaria?

Desde octubre a finales de diciembre son los mejores meses para el tratamiento de la plaga de oruga procesionaria. Existen varios métodos de tratamientos fitosanitarios dependiendo la fase larvaria del insecto y el lugar. Todos los tratamientos tienen que garantizar la salud de personas y animales, siendo respetuosos con el medio ambiente.

Tratamiento contra la oruga procesionaria en Madrid y Corredor del Henares

El ciclo vital de la oruga procesionaria (Thaumetopoea pityocampa) es anual y empieza con la puesta de huevos a comienzos del verano. Entre los 30 y 40 días de la puesta, mes de septiembre, nacen las orugas que comienzan el paso por cinco fases larvarias, momento especialmente vulnerable, ya que requieren mucho alimento para generar tejidos nuevos para su desarrollo y crecimiento.

Cuatro son los principales tratamientos que se aplican contra la procesionaria, estos tratamientos siempre tienen que ser realizados por profesionales de control de plagas: trampa de feromonas, mediante fumigación y con inyecciones de baja presión (Endoterapia).

Tratamiento fitosanitario con trampa de feromonas

Durante el verano aparece la mariposa procesionaria buscando aparearse, aunque sólo vive dos días, tiene tiempo de sobra para poner huevos en los pinos, cedros y abetos. Es el momento de poner las trampas de feromonas para capturar al macho. Consiste en una especie de cubo con una entrada anti-retorno, donde se coloca feromonas sexuales que atraen al macho atrapándole al no poder salir del “cubo trampa”.

Se puede llegar a eliminar completamente la plaga si se trata de poblaciones reducidas. Cuando la población es mayor ayuda a reducir el número pero se tendrá que combinar con otros tratamientos para erradicar la plaga por completo.

Tratamiento fitosanitario mediante fumigación

Se aplica en los meses septiembre, octubre y noviembre. Por el Real Decreto 13/11 de 2012 no se puede usar productos químicos agresivos que afecten a otros insectos y árboles, con lo que hay que basarse en tratamientos biológicos y que respeten el medio ambiente.

Se fumiga la copa de abetos, pinos y cedros con productos que atacan a la larva pequeña, momento en el que es más sensible y el producto puede acabar con ella.

Tratamiento fitosanitario con inyecciones de baja presión (Endoterapia)

Es nuestro tratamiento preferido para acabar con las plagas de orugas procesionaria. Consiste en colocar unas inyecciones de insecticida a baja presión en el tronco del árbol, el insecticida se distribuye por todo el sistema vascular llegando al resto de tejidos.

La mejor época para realizar este tratamiento es desde mediados de octubre hasta mediados de diciembre, cuanto más nos alejemos de esta fecha menos eficaz será el tratamiento.

Tratamiento inyecciones baja presion (endoterapia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *