Cucaracha americana: diagnóstico y tratamiento

Cuando nos enfrentamos a un problema de cucarachas, los relacionados con la cucaracha americana son los que mayores quebraderos de cabeza dan a los profesionales de nuestro sector. Plagas que nunca acaban de eliminarse, reentradas constantes cuando hay aumentos de temperaturas o de lluvias, clientes que llaman a diario por que no se soluciona su problema o reclamaciones por que no se ha arreglado nada son solo algunas de las situaciones que nos podemos encontrar cuando un tratamiento de este tipo no se aborda de forma profesional.

Cucaracha americana diagnostico y tratamiento

Cada problema que se nos presenta cuando hablamos de control de cucarachas es diferente y  nunca se debe dar nada por sentado si no tenemos pruebas de que nuestro planteamiento para erradicar la plaga es el correcto. Por ello es importante hacerse algunas preguntas antes de empezar un tratamiento.

¿Cucaracha doméstica o peri-doméstica?

Algo importante a tener en cuenta cuando se realizan o plantean tratamientos frente a cucarachas es conocer si pertenece a una especie de tipo doméstico (cucaracha alemana, cucaracha banda marrón) o peri-doméstico (cucaracha americana, cucaracha oriental).

Plagas como la de cucaracha alemana son de lo más frecuente que podemos encontrar por lo que su tratamiento se puede llegar a convertir en algo sistemático dado que su biología y comportamiento es conocido, y a su vez las zonas de agregación; bien sea en viviendas o locales (sin tomar en consideración ahora los diferentes estadios), suelen ser siempre muy similares. La cucaracha alemana es considerada como plaga doméstica puesto que necesita de la actividad del hombre para sobrevivir. Esto significa que su hábitat se encuentra ubicado en la zona donde existe el problema y por tanto será donde aplicaremos directamente nuestro tratamiento y/o medidas de control. Si la población de cucarachas es en su origen 100 y podemos tener un acceso a su totalidad (sin tener en cuenta factores de reentrada) las posibilidades de éxito son muy elevadas.

Sin embargo, con plagas de cucaracha americana el tratamiento es algo distinto. Ya no hablamos de una cucaracha doméstica cuyo hábitat principal se encuentre en el interior de viviendas o establecimientos, se trata de una plaga de tipo peri-doméstico cuyo hábitat principal no tiene que encontrarse necesariamente en la zona que nos disponemos a tratar, con lo cual, si no buscamos el punto de origen de la misma difícilmente podamos acabar completamente con el problema. Conocer la diferencia entre plaga doméstica o peri-doméstica es de vital importancia a la hora de preparar un buen plan de tratamiento.

¿Cómo han llegado hasta aquí?

Otro factor importante es entender cuál es el hábitat de esta cucaracha. Alcantarillado, arquetas de suministros y similares son las zonas donde mayor concentración de cucaracha americana podemos encontrar. Para entender la plaga que padece nuestro cliente hemos de entender de dónde viene y cómo ha conseguido entrar. Sin al menos algún indicio de esto no solo no podremos asegurar una eliminación completa, sino que también resultará difícil garantizar una reducción del grado de afectación.

Efectos nocivos de esta plaga

Las cucarachas americanas producen secreciones olorosas que pueden afectar al sabor de la comida que tocan y que en los casos de poblaciones elevadas,  provocan un olor característico en toda la zona infestada.

Dado que se alimentan y cobijan en lugares húmedos y sucios tales como alcantarillas, trituradores de basura o baños, en los cuerpos y patas de las cucarachas se pueden detectar organismos infecciosos, como bacterias, protozoarios y virus, que son depositados en las comidas, utensilios y superficies de la cocina cuando van en busca de alimento y que pueden provocar diversas formas de gastroenteritis (envenenamiento de comida, disentería, diarrea, y otras enfermedades).

Los excrementos la y piel de las cucarachas contienen patógenos que pueden provocar reacciones alérgicas a determinadas personas, tales como sarpullido en la piel, picor de ojos y garganta, congestión nasal, asma y estornudos.

Post relacionado: Consejos para evitar plagas de cucarachas

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *