Llevarse como el ratón y el gato

Desde tiempos inmemorables el ratón y el gato son animales completamente antagónicos. Por este motivo se ha incorporado a nuestra cultura popular para describir situaciones, relaciones y comportamientos de difícil compatibilidad y cohesión. Muy bien reflejado en el dicho “llevarse como el ratón y el gato” y representado de forma divertida en los dibujos animados como Tom y Jerry o Rasca y Pica.

  • Tom y Jerry "Llevarse como el ratón y el gato"

  • Rasca y pica "Llevarse como el ratón y el gato"

Pero, ¿de qué huye exactamente el ratón? ¿De las garras felinas y afiladas? Pues no, en realidad el ratón tiene miedo a la saliva del gato. Resulta curiosa esta afirmación, pero con una base científica importante:

Los investigadores del Instituto Scripps de Investigación, en California E.E.U.U. han descubierto que  los gatos y otros depredadores producen una sustancia química en la saliva que aterroriza a los ratones. El compuesto, llamado proteína urinaria mayor,  actúa sobre las células de un órgano sensorial especial en los ratones, el órgano de Jacobson o vomeronasal. Este órgano tiene neuronas que detectan las señales químicas de las Mup, siglas de la proteína urinaria mayor, y provoca una reacción de terror en el roedor.

Hasta ahora sólo se conocían las feromonas como señales químicas que podían transmitir información entre individuos de una misma especie. Después de este estudio, liderado por Lisa Stowers, se ha  descubierto que los ratones son capaces de percibir señales que lanzan sus depredadores.

Cuando perciben estas señales, los ratones sienten pánico, y les provoca una reacción de “quedarse congelado”…se quedan petrificados o se mantienen pegados al suelo mientras olfatean e investigan los alrededores, segundos vitales para sobrevivir. Si el felino es rápido atrapará a su presa. Si no, el ratón huirá despavorido en cuanto se sacuda el miedo del cuerpo.  La directora del estudio, Lisa Stowers, considera que el descubrimiento “tiene sentido, porque si han evolucionado hasta ese órgano sensorial, también tienen que poder detectar las proteínas que producen otro tipo de animales”.

Por el contrario, los gatos aprovechan sus salidas para saber qué hacen y dónde están los demás gatos de la zona para evitar enfretamientos innecesarias con ellos, ya que son sumamente territoriales. Eso sí, algunos de estos animales utilizan sus escarceos nocturnos para salir de caza y traer pequeñas presas como buenos depredadores que son.

Como ves, el dicho de “llevarse como el ratón y el gato” tiene una base biológica muy potente.

En caso de necesitar soluciones profesionales para erradicar un problema de roedores, pregunte a GESTINSA por sus tratamientos de desratización,  que tiene como objetivo de sus tratamientos los criterios de eficacia, calidad, seguridad y profesionalidad, respetando la salud de las personas, animales y el medio ambiente como principio básico de actuación.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *