Cambio climático y plagas: efectos del calentamiento global

El cambio climático es una realidad desde hace bastante tiempo, algo de lo que estamos siendo testigos al ver que ciertas partes del planeta son arrasadas por los fenómenos meteorológicos extremos. Junto a ello, otra de las consecuencias más graves es el incremento de las temperaturas que, además de incidir en el deshielo de los polos, también acelera el daño que provocan las plagas.

Control de plagas y efecto en el cambio climático

De forma general, las mayores propagaciones de insectos se producen en las zonas con los climas más cálidos. Por ello, a medida que el calentamiento global se vaya haciendo más acuciante, las plagas pueden suponer un potencial riesgo y serán determinantes en la aparición de problemas más graves, como por ejemplo enfermedades generalizadas, destrucción de cultivos o deficiencias en la seguridad alimentaria.

¿Cómo influyen las altas temperaturas en el desarrollo de las plagas?

Algunas áreas que hace algunos años eran inhabitables para las plagas, en la actualidad se han convertido en el espacio perfecto para su desarrollo. El cambio climático, el aumento de las temperaturas y los altos niveles de CO2 han contribuido a ello de forma notable.

Si el planeta continúa con la misma dinámica, la humanidad está construyendo el espacio idóneo para que las distintas especies de insectos u otros animales que causan epidemias crezcan. Además de su rápido desarrollo, la resistencia de las plagas a los insecticidas y a los tratamientos convencionales se incrementará también. Del mismo modo, no hay que olvidar que la tasa de supervivencia durante los meses de invierno será mayor, dado que los meses de frío poco a poco se van caracterizando por tener temperaturas más suaves.

En las próximas décadas se espera que la temperatura global suba en dos grados aproximadamente, convirtiendo a las plagas en una amenaza mayor para la seguridad de la población y la producción de alimentos.

Una de las especies más peligrosas es el mosquito que en la actualidad ya se posiciona como un problema por ser portador de varios virus y por estar propagándose rápidamente por todos los países europeos y de Estados Unidos desde Asia. Éste es un claro ejemplo de cómo afecta el cambio climático a las plagas, ya que no es de extrañar encontrar mosquitos en plena época de invierno.

¿Qué crees que pasará en los próximos años?