¿Cómo saber si tengo ratas o ratones en casa?

Los roedores son una especie que sabe adaptarse a cualquier situación, por muy desfavorable que sea. Por ello, habitualmente se encuentran en las cañerías, las alcantarillas y otros entornos con un déficit de higiene. Aunque las viviendas no constituyen un lugar donde suelen habitar las ratas y ratones, existen algunas posibilidades de que se introduzcan en una casa.

Plaga de ratones en mi casa

Si esto sucede, con total probabilidad ha ocurrido a través de una grieta o un agujero en la pared, por las cañerías o el cableado eléctrico. Debido a la velocidad con la que se mueven y su facilidad para esconderse en espacios reducidos, resulta bastante difícil sorprender a estos animales in fraganti. Por lo tanto, para descubrir su presencia en un inmueble es necesario prestar atención a algunos indicios que les delatan.

Rastros roedores en una vivienda

  • Excrementos: una de las señales más evidentes de que en una casa hay ratas o ratones son las heces. Se identifican fácilmente por su pequeño tamaño que no superan un grano de arroz y por encontrarse, sobre todo, en los armarios de la cocina, los pasillos o debajo de los muebles.
  • Daños en los paquetes de comida: el principal objetivo de las ratas y ratones en una casa es encontrar alimentos. Por este motivo, otro indicio de su presencia es encontrar cajas o bolsas de comida que han sido roídos o que presentan algún orificio.
  • Raeduras: del mismo modo que en el punto anterior, otro signo de los roedores son las marcas de sus dientes en los diferentes elementos de la casa, como puertas, paredes, marcos, etc. Dado que sus dientes crecen continuamente, las ratas y ratones tienen que roer superficies duras cada cierto tiempo para mantenerlos en buenas condiciones.
  • Ruidos: la existencia de roedores en un inmueble también se puede advertir por los sonidos que emiten tanto al chillar como cuando se mueven sobre determinadas superficies. Estos ruidos suelen ser mucho más frecuentes durante la noche, ya que es el momento en el que se incrementa su actividad.
  • Nidos: si aparecen este tipo de refugios en casa, construidos con cualquier resto de material que haya por la vivienda, lo más probable es que en la misma viva algún ratón o rata. Estos animales suelen construir sus nidos sobre todo en los rincones, fundamentalmente detrás del frigorífico o de los armarios.
  • Manchas: la suciedad es otro indicio bastante frecuente del asentamiento de ratas y ratones, sobre todo en relación a su orina. Asimismo, es posible encontrar otras manchas en las zonas por donde pasan debido a los restos que se desprenden de su pelaje y del contacto de las patas con el suelo.

Teniendo en cuenta que los roedores son portadores de múltiples enfermedades, que pueden producir daños en la estructura de la vivienda y contaminar los alimentos, es importante no dejar esta cuestión al azar. Para evitar que la presencia de una rata o un ratón se convierta en una plaga, es indispensable contratar los servicios de una empresa especializada en plagas de roedores.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.