Consejos sobre plagas al comprar una casa nueva

La compra de una vivienda es una de las decisiones más importantes que se pueden tomar en la vida por el desembolso que supone. Además del gran esfuerzo económico, dicha casa constituirá un hogar donde se residirá el resto de años y por ello, es fundamental tomar una buena decisión.

Plagas al comprar un casa nueva

Sobre todo, cuando se compra un inmueble de segunda mano es imprescindible informarse sobre el estado real en el que se encuentra, así como posibles problemas que haya podido presentar con anterioridad. En este sentido, conviene preguntar directamente sobre si la vivienda tiene infestaciones de plagas con cierta asiduidad para, en caso afirmativo, saber que se tiene que actuar en consecuencia. Probablemente el vendedor obvie este aspecto con el objetivo de firmar el contrato cuanto antes, pero a pesar de ello existen algunos indicios en el espacio que pueden delatar el rastro de algunos insectos no deseados.

Es cierto que las altas temperaturas de los meses de primavera y verano propician la aparición de cucarachas, hormigas u otras especies. Esta contrariedad se puede solucionar en mayor o menor tiempo contactando con una empresa especializada y sin sufrir consecuencias demasiado graves. Sin embargo, cuando se trata de otro tipo de plagas, como por ejemplo las termitas, después de comprar la casa es posible encontrarse con daños que llegan a afectar a la estructura y cuya reparación es realmente costosa. Por lo tanto, hay que estar alerta en el momento de visitar la vivienda para adquirirla y realizar una inspección a fondo para descartar la presencia de una infestación.

Problemática en las viviendas en venta

Las plagas en las casas que se encuentran en venta suelen estar a la orden del día. En los últimos años, debido a la crisis y a la necesidad de encontrar un comprador cuanto antes para traspasar los inmuebles, el mantenimiento de los mismos y las tareas de control de plagas han pasado a un segundo plano. Con el objetivo de reducir costes, las viviendas que se pretenden vender no suelen contar con las condiciones mínimas de limpieza y gestión de infestaciones, ya que se tiende a pensar que el nuevo propietario debe encargarse de ello.

Además, en muchos casos, los problemas de plagas se suelen agravar al utilizar productos de uso doméstico que se pueden encontrar en cualquier supermercado. El ahorro que supone poner en práctica este tipo de remedios en lugar de confiar en un equipo de profesionales puede salir muy caro, ya que con total probabilidad es el desencadenante de una mayor expansión.

¿Cómo saber si existen plagas al comprar una casa?

Al igual que se contratan los servicios de un perito para tasar el inmueble, sería necesario solicitar que una empresa especializada se encargara de realizar una inspección de organismos que pueden causar graves destrozos en la casa antes de proceder a su adquisición. De esta forma se podrían evitar algunas reparaciones que tienen un alto coste.

En cualquier caso, es recomendable fijarse bien en los siguientes puntos para saber si en una casa existen plagas o no:

  • Muchos insectos cambian su piel a lo largo de su ciclo vital, por lo que observar si existen restos en el suelo es un claro indicio de que habitan otros inquilinos en la vivienda.
  • Según el estado en el que se encuentre el inmueble, en muchas ocasiones es posible encontrarse algunos ejemplares vivos correteando por las distintas estancias. En este punto es aconsejable prestar una especial atención a la cocina, ya que es una de las zonas donde se dan las condiciones idóneas para que las plagas se alojen.
  • Los rastros de excrementos se identifican fácilmente por ser pequeñas motas de color oscuro y ello es una señal de que existen cucarachas e incluso roedores.
  • Si la casa de segunda mano tiene muebles de madera, hay que fijarse en las zonas aledañas para comprobar si hay restos de serrín. Esto indica que con total probabilidad, las termitas están comiéndose el interior del mobiliario. En este supuesto, también conviene tocar la madera para ver si suena hueca u observar si existen restos de alas alrededor de las puertas y los marcos de las ventanas.
  • Además de inspeccionar el inmueble, el bloque de edificios o el barrio donde se encuentre también puede ofrecer muchas pistas sobre la presencia de plagas. Si hay alcantarillas cerca o en los patios interiores, es preciso tener en cuenta que es un camino idóneo para las cucarachas, ya que la humedad y la suciedad son dos de los principales factores que propician su desarrollo.

Si aparentemente no existe ningún problema de plagas y el mismo aparece después de tener la casa en propiedad, la mejor opción es contratar los servicios de una empresa que utilice los tratamientos y equipos adecuados, tanto para erradicar los insectos como para localizar el foco y devolver la vivienda a la normalidad.