¿Dónde se esconden las chinches?

Las chinches son unos insectos de actividad nocturna, aunque cuando no se están alimentando es posible encontrarlas en lugares diferentes al entorno de la cama. Durante la noche, su principal objetivo es alimentarse de la sangre de las personas pero cuando se hace de día, lo más común es que las chinches se agrupen en determinados refugios.

¿Dónde se esconden los chinches?

Dado que el tamaño de estos insectos es realmente diminuto, tienen la habilidad de colarse por cualquier recoveco y acceder a los lugares más inverosímiles. A modo de ejemplo, todos los escondites o grietas por los que se pueda entrar una tarjeta de crédito sirven como hábitat para las chinches. Por ello, además de esconderse en los colchones, los edredones, las sábanas, las almohadas o las mantas, también es probable que se encuentren en los siguientes sitios:

  • Las juntas de las paredes, tanto laterales como entre éstas y el suelo o el techo.
  • El cabecero y las patas de la cama.
  • Las mesitas de noche.
  • Los marcos de las puertas y ventanas.
  • Los muebles, sobre todo si presentan alguna fisura.
  • Detrás del papel pintado de una pared.
  • El interior de los agujeros para clavos.
  • Dentro de los interruptores de luz.
  • Las costuras de las sillas y sillones.
  • Los huecos de los cajones.
  • Detrás de los cuadros.

En definitiva, las chinches se pueden colar por cualquier zona oscura y estrecha con el objetivo de buscar un espacio seguro. Además de servir de refugio, los sitios donde se esconden también son propicios para incrementar las reproducciones y potenciar la resistencia frente a la deshidratación.

¿Cómo identificar las chinches?

A pesar de sus reducidas dimensiones, las chinches van dejando rastro de su paso por una casa. Si tienes dudas sobre si tu vivienda puede estar infestada por esta plaga, tan sólo tienes que prestar atención a algunos indicios que delatan su presencia.

Su tamaño oscila entre 4 y 6 milímetros pero se pueden advertir a simple vista gracias a su color rojizo. No obstante, otros signos son manchas de sangre en la ropa, pequeños excrementos, restos de piel o huevos en distintas zonas. Esto, unido a un olor desagradable y muchas picaduras alineadas en una parte del cuerpo, te darán las claves para descubrir a las chinches.

Posted in: