El ácaro rojo: molestias en comunidades vecinos

El ácaro rojo, también conocido como araña roja, recibe el nombre técnico de Tetranychus urticae. Es una de la gran variedad de especies de ácaros que existen, aunque tiene la particularidad de que aparece con mayor frecuencia durante los meses de primavera y verano. Esta plaga provoca multitud de molestias en las comunidades de vecinos, ya que puede alojarse en cualquier espacio.

El ácaro rojo: molestias en comunidades vecinos

Su alimentación se basa en las plantas que puede encontrar en los ambientes secos, causando daños en las especies vegetales que sirven de alimento. Precisamente en las zonas secas y con temperaturas superiores a 30 grados es donde es probable que aparezcan grandes grupos de ácaros rojos en un breve espacio de tiempo, debido a que su ciclo de vida es muy corto.

¿Cómo es el ácaro rojo?

Este insecto se caracteriza por su diminuto tamaño (entre 0,3 y 0,6 milímetros), tiene una forma oval redondeada y su color se sitúa entre el rojizo y el naranja, con dos manchas laterales oscuras sobre el tórax. Debido a sus reducidas dimensiones no se puede ver bien a simple vista, aunque si nos fijamos de cerca en los suelos y las paredes, es posible ver pequeños puntos rojos moviéndose a gran velocidad.

Como hemos indicado antes, las mayores plagas del ácaro rojo tienen lugar cuando las temperaturas son altas y el ambiente es seco. Esto significa que los mayores problemas en las comunidades de vecinos se producen desde principios de junio hasta septiembre cuando se producen las primeras lluvias. No obstante, este insecto puede estar reproduciéndose constantemente en aquellas zonas donde el clima es suave durante el resto del año.

Conociendo la base de su comportamiento, es posible poner en práctica algunas medidas que contribuyan a reducir las molestias de esta plaga. Entre ellas se encuentran cuidar las plantas que se tengan dentro o alrededor de la vivienda, eliminar las malas hierbas en el caso de tener jardín, mantener la temperatura ambiente lo más baja posible o regar por aspersión, entre otras.

En el caso de utilizar productos químicos para eliminar el ácaro rojo, conviene consultar su idoneidad previamente con un profesional para conseguir terminar con la plaga sin afectar a otras especies naturales.

Posted in: