La importancia del control de plagas en otoño

De forma irremediable, después del verano llega el otoño. Esta época del año se caracteriza por las bajadas de las temperaturas, más días de lluvia y altos niveles de humedad. Cabría pensar que, con la desaparición del calor, las plagas harían lo mismo, pero lo cierto es que las condiciones que se dan entre los meses de septiembre y diciembre son propicias para que se sigan produciendo infestaciones tanto en el entorno urbano como en los hogares.

Medidas para controlar las plagas en otoño

Después de pasar el sofocante calor conviene no bajar la guardia, ya que algunas especies resurgen con más fuerza para proveerse de cara al duro invierno. Además de buscar alimento, el otoño también es la estación idónea para que las plagas se adentren en las viviendas en busca de un recoveco lo suficientemente acogedor como para pasar los días más gélidos. Por lo tanto, es importante mantener un programa de control de plagas durante todos los meses del año para prevenir futuros problemas.

Plagas más comunes en otoño

  • Roedores: la presencia de esta plaga conlleva un riesgo significativo para la salud de los habitantes de una vivienda. Durante el otoño, las ratas y ratones tienen un nivel de actividad mayor porque su objetivo es buscar comida. Teniendo esto en cuenta, es fundamental extremar la limpieza y la higiene en el ámbito doméstico, así como en las calles de las ciudades y municipios, sobre todo en los lugares donde se ubican los contenedores de basura. La capacidad de los roedores para colarse por cualquier agujero, por diminuto que sea, dificulta en gran medida su control de propagación.
  • Cucarachas: como hemos comentado en otras ocasiones, actualmente ya no se puede decir que las cucarachas sean una plaga del verano porque suelen aparecer en cualquier época. De hecho, en muchas ocasiones, las cucarachas se manifiestan en algunos hogares a partir del mes de septiembre. Dado que se trata de una de las especies más difíciles de erradicar, ante la presencia de la primera cucaracha en casa es recomendable contactar con una empresa especializada para que adopte las medidas más adecuadas.
  • Oruga procesionaria: aunque lo más normal es encontrar esta plaga en primavera, en los últimos años se está notando cada vez más su presencia en otoño. Cuando la procesionaria del pino desciende de los árboles, se desplaza en fila y supone un grave riesgo para las mascotas y los niños si entran en contacto con sus pelos.
  • Chinches: esta plaga tan diminuta tiende a aprovechar los meses después del verano para buscar un cobijo donde pasar los días más fríos del año. Aunque normalmente suelen atacar a las plantas, también suponen un riesgo para las personas por las picaduras que pueden llegar a causar.
  • Piojos: la vuelta al cole en septiembre suele ser sinónimo de piojos en las cabezas de los más pequeños. Además del fuerte picor que causan a sus víctimas, estos parásitos tienen la capacidad de saltar de un sitio a otro y propagarse fácilmente. Aunque no suponen ningún riesgo para la salud, es importante eliminarlos por las molestias que provocan y por su facilidad a la hora de multiplicarse.

Medidas para controlar las plagas en otoño

Si anteriormente ya se ha sufrido el problema de las plagas en el hogar, es importante no esperar a que vuelvan a aparecer para adoptar las medidas correctas. Hay que tener en cuenta que las infestaciones pueden volver a aparecer, independientemente del tiempo que haya pasado sin ver ningún rastro. Por ello, para que el control en otoño sea más sencillo, la decisión más acertada es proteger la vivienda con un tratamiento preventivo durante todo el año.

Por otro lado, contratar un servicio de control de plagas a partir de septiembre permite que el efecto de las medidas adoptadas dure hasta que llegue la primavera cuando las temperaturas vuelven a subir de nuevo y se repite la propagación de insectos y otros animales. Así, para notar una mayor efectividad de los tratamientos se recomienda efectuarlos cada 6 meses.

En este sentido también hay que tener en cuenta que es normal seguir viendo plagas durante algunos días después del trabajo realizado por la empresa especializada. Lo más común es que los productos empleados tarden un tiempo en hacer efecto, por lo que conviene ser pacientes y esperar para ver los resultados reales.

Posted in: