La importancia del control de plagas en el sector sanitario

Al pensar en un centro sanitario, lo último que se nos viene a la mente es la posibilidad de que pueda estar infestado por alguna plaga. La principal preocupación de un hospital es la pronta recuperación de sus pacientes, así como contar con el personal y los recursos adecuados para su correcto funcionamiento. Sin embargo, en estos espacios también se pueden dar las condiciones idóneas para que aparezcan cucarachas, moscas, mosquitos o, en ciertas ocasiones, roedores, entre otras especies.

Control de plagas en el sector sanitario

La afluencia de personas en estos centros, junto con el almacenamiento de productos y la preparación de comida, pueden ser las principales causas para que aparezca un problema de plagas. Si esto sucede, implica un grave riesgo a nivel sanitario, en el que los enfermos son los principales afectados.

¿Cómo actuar frente a las plagas en un centro de atención médica?

Es primordial que, ante los primeros indicios de la existencia de una plaga, se adopten las medidas de control y erradicación necesarias. Para llevar a cabo este trabajo, se deben seguir los procedimientos y protocolos que establece la legislación vigente sobre higiene y salud. De esta forma se garantiza la seguridad de todos los agentes implicados en este tipo de centros.

Las instalaciones de atención médica son una de las áreas donde el control de plagas se debe efectuar con una mayor continuidad para que los niveles de propagación sean igual a cero. Dado que las necesidades y requisitos en estos centros son especiales, es importante confiar en una compañía que cuente con la calificación y la experiencia precisas para tratar este tipo de casos.

No obstante, la actividad preventiva también debe ser uno de los principales objetivos en el sector sanitario. Si se pasan por alto estas recomendaciones, las consecuencias de una plaga pueden derivar en el contagio de alimentos, contaminación del material quirúrgico, complicaciones en el caso de los pacientes en situación grave, etc. Asimismo, la reputación y la confianza del sector sanitario queda en entredicho, dando lugar con total posibilidad a numerosas demandas por parte de los usuarios.