La oruga procesionaria se adelanta este año

Debido a las elevadas temperaturas y a la ausencia de lluvias de este invierno, los expertos estiman que la aparición de la procesionaria puede producirse de forma prematura y tener mayor incidencia que otros años, por lo que es importante estar atento ya que son un peligro para todas las personas, pero es una plaga especialmente grave para niños y mascotas porque su curiosidad les impulsa a tocarlas, a olisquearlas, chuparlas o incluso comérselas.

  • Oruga Procesionaria

  • Nidos de oruga procesionaria

La toxina que liberan los “pelos” urticantes de estas orugas es histamina, sustancia que desencadena las reacciones alérgicas, de modo que cuando entra en contacto con la piel provoca inflamaciones muy fuertes y puede llegar a necrosar los tejidos, lo que en el caso de aquellas mascotas que chupan o se tragan las orugas a veces resulta mortal. En caso de incidente se debe acudir al médico de familia /servicio de urgencias correspondientes.

Si es su mascota entra en contacto con orugas de procesionaria hay que buscar de inmediato un veterinario, y si se va a tardar cierto tiempo en lograr que lo atienda uno, hay que lavar (sin restregar) la zona de contacto con abundante agua templada y acudir rápido al especialista.

Respecto a los árboles, éstos deberían ser inspeccionados regularmente y, en su caso, tratados por especialistas en tratamientos fitosanitarios. Puede ser peligroso manipular directamente estos árboles sin el debido conocimiento y equipos de protección. De tratarse de árboles de titularidad pública, conviene informar de la presencia de los insectos a los departamentos de medio ambiente correspondientes.

En la ciudad de Madrid, las incidencias relacionadas con estos insectos pueden ser comunicadas al Departamento de Arbolado Urbano (Dirección General de Patrimonio Verde; Área de Gobierno de Medio Ambiente). Teléfonos: 91 588 0184 – 91.588 5965. En caso que los arboles sean de titularidad privada se debe tomar conciencia y realizar el tratamiento preventivo para evitar la aparición futura de la Oruga de la procesionaria del pino.

¿Cómo evito la plaga de oruga procesionaria?

Esta especie es muy sensible a las temperaturas y se alimenta de las hojas de los pinos, ocasionando daños  por la defoliación y las acículas secas. Las acciones en estas fechas deben ir encaminadas a controlarlas para que no se conviertan en una plaga (las fechas para su tratamiento son desde octubre a finales de diciembre). En Madrid tenemos una gran afectación, las condiciones climáticas son favorables y  nuestros bosques y plantaciones son de coníferas.

  • Eliminar los bolsones de orugas o nidos de invierno
  • A lo largo del año se pueden ponen trampas de feromonas en las que caen los machos
  • Otros métodos novedosos son poner trampas en el tronco para atraparlas en su descenso al suelo
  • Con depredadores naturales, como por ejemplo con las chicharras o las aves insectívoras
  • Las predicciones apuntan a que la procesionaria  incrementará su expansión debido al calentamiento global

Post relacionado: ¿Cuándo hacer un tratamiento contra la oruga procesionaria?

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.