Limpieza de sistemas de extracción de humos

Las cocinas industriales, como las que hay en restaurantes, hospitales u hoteles, al igual que las que se utilizan en el ámbito doméstico, incluyen un extractor de humos. Pese a contar con este sistema, de vez en cuando se producen incendios que, sin lugar a dudas, se podrían haber evitado.

Limpieza de sistemas de extracción de humos en cocinas industriales

Detrás de la mayoría de estos accidentes siempre se encuentra la grasa que se acumula en las paredes de los diferentes elementos y que propicia que se propague el fuego con una mayor rapidez. Dado que el uso de las cocinas es continuo, es fundamental limpiar la campana extractora, los conductos y otras partes del conjunto de forma regular para evitar este y otros muchos problemas.

El objetivo de los sistemas de extracción en las cocinas es evacuar el humo y los malos olores para que desaparezcan del ambiente. Sin embargo, estos vapores contienen un alto nivel de grasa que con el uso continuado se va adhiriendo hasta formar una gruesa capa en las superficies internas del extractor. Obviamente, esta suciedad es altamente inflamable y constituye un alto riesgo si no se elimina.

Otras consecuencias de un sistema de extracción de humos sucio

  • Si el extractor de una cocina está muy sucio, el primer efecto en el ambiente es la producción de malos olores y un nivel de humo más alto de lo habitual.
  • La obstrucción que provoca la grasa deriva en que el ventilador funcione a marchas forzadas, produciendo un gasto excesivo de energía, un deterioro prematuro de los equipos y un mayor nivel de contaminación acústica.
  • La acumulación de suciedad es un reclamo para el desarrollo de diferentes plagas, moho y bacterias, que perjudican gravemente la salud. Además, en el entorno de las cocinas, la aparición de este tipo de infestaciones es mucho más rápida debido a los restos de comida y el alto nivel de humedad que se pueden encontrar.
  • La grasa que se acumula en el sistema de extracción de humos constituye un foco de contaminación de los alimentos que se están cocinando, con el consiguiente peligro que puede suponer en el contagio de enfermedades.
  • Por otro lado, el incumplimiento de las normas de sanidad en este sentido deriva en la imposición de sanciones económicas e incluso en el cierre del local.

¿Cómo es el proceso de limpieza de los sistemas de extracción de humos?

Realizar una limpieza general en profundidad de los sistemas de extracción de humos en cocinas por parte de una empresa especializada, así como llevar una rutina de mantenimiento posterior, es la mejor garantía para trabajar en un espacio higiénico y seguro.

Una de las normas que regula este proceso es el Decreto 31/2003 de la Comunidad de Madrid donde se especifica que “las campanas extractoras, con superficie mayor de 2 metros cuadrados, situadas sobre las zonas donde se realice algún proceso de cocinado, deben disponer de sistema de extinción automática adecuado a la posible acumulación en la misma de grasas y depósitos en general. Se deben someter a limpieza periódica con una frecuencia mínima de dos veces al año”.

Así, es recomendable proceder a una limpieza de la campana, los filtros, el extractor, los conductos y demás partes, como mínimo cada 6 meses. Los trabajos no solo consisten en limpiar, sino que también se debe desengrasar y aprovechando el momento, es interesante comprobar que los dispositivos cumplen con los requisitos técnicos exigidos y que funcionan de forma correcta.

Aunque puede variar según la empresa que realice la limpieza del sistema de extracción de humos en una cocina, en la mayoría de los casos se utiliza una maquina específica que funciona con un potente motor. En esta tarea se combina el cepillado mecánico con la inyección de espuma activa a altas temperaturas para eliminar cualquier resto de suciedad y microorganismos. Sin embargo, en las partes donde no sea posible poner en marcha esta solución, entran en juego los tratamientos manuales utilizando herramientas concretas para garantizar un excelente resultado.

Fundamentalmente quienes cuenten con un negocio donde la cocina industrial sea una parte imprescindible, es recomendable que dejen este cometido en manos de empresas especializadas en limpieza técnica. Cuando finalice el servicio, es importante solicitar un certificado donde se refleje los procedimientos utilizados y el resultado obtenido en comparación con la situación anterior.