Limpieza y desinfección de acumuladores de agua caliente

Al igual que otros sistemas, las instalaciones de Agua Caliente Sanitaria (ACS) deben estar diseñadas convenientemente y someterse a un mantenimiento adecuado para evitar que se conviertan en un riesgo de transmisión de Legionella.

Operario GESTINSA en acción de limpieza y desinfección de un acumulador de agua caliente

Estos acumuladores hacen referencia a los depósitos donde se almacena el agua caliente antes de ser usada. A través de diferentes métodos, como por ejemplo resistencias eléctricas, calderas o placas solares, se consigue que alcance una determinada temperatura. Por ello, constituyen un importante factor de riesgo, ya que la bacteria que provoca la legionelosis suele crecer en aquellos ambientes con 37 grados aproximadamente.

Debido a que el agua que se acumula en estas instalaciones se destina al consumo humano, es obligatorio cumplir con las pautas establecidas en el Real Decreto 865/2003 por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis.

Los acumuladores de agua caliente, debido a su funcionamiento, favorecen la aparición de la corrosión, incrustaciones calcáreas o zonas de agua estancada. Estos factores obligan a realizar una serie de tareas de limpieza y desinfección periódicas para que las instalaciones se conserven en buen estado y su sistema pueda funcionar correctamente.

Mantenimiento de los acumuladores de agua caliente sanitaria

La limpieza y desinfección de los depósitos de ACS incluye diferentes actuaciones según el caso, entre las que se encuentran las de mantenimiento, de choque y en el supuesto de que se produzca un brote.

Para realizar una correcta limpieza es conveniente que el acumulador cuente con una entrada accesible o en caso contrario, será necesario desmontar alguna parte con el objetivo de facilitar la higienización de todo el conjunto. Del mismo modo, también se deben ejecutar los plazos establecidos en la normativa para evitar que estas instalaciones adopten un estado de deterioro y suciedad, tanto por su uso diario como por su abandono.

Es necesario mencionar que la limpieza y desinfección de acumuladores de agua caliente debe ser un proceso mucho más estricto en aquellas instalaciones ubicadas en lugares públicos, como por ejemplo hoteles, hospitales, gimnasios, etc., debido al mayor número de personas que pueden resultar contagiadas.

Además, haciendo referencia a los depósitos de las viviendas particulares, aunque en este ámbito la normativa no sea de aplicación, es preciso que cada bloque cuente con un programa de mantenimiento adaptado a la instalación.