Plagas en árboles de Navidad

Pese a que cada año se adelanta un poco más la época navideña en las grandes superficies, diciembre es el mes por excelencia en el que la mayoría de los hogares comienzan los preparativos para las fiestas. Estas fechas son sinónimo de vacaciones y también de decoración especial en las viviendas, donde los colores rojos y dorados son los grandes protagonistas, junto al típico árbol de Navidad.

Plagas en árboles de Navidad

La práctica más habitual es comprar un árbol de material sintético que se puede aprovechar de un año para otro, aunque en ciertos casos se opta por adquirir uno natural. En este último caso, es importante tener en cuenta que las plagas pueden atacar los abetos y los pinos que se llevan a casa para añadir un toque navideño al ambiente. Aunque no es demasiado frecuente que los insectos entren en la vivienda con el traslado del árbol, conviene considerar que las probabilidades se incrementan al adquirir uno recién cortado.

Control de plagas durante la temporada navideña

Las noticias relacionadas con la retirada de árboles de Navidad que albergan plagas son algo bastante frecuente, sobre todo en América. En España aún no está demasiado extendida la costumbre de instalar en las casas alguna de las especies más características, aunque si se opta por ello es conveniente conocer los riesgos.

No sólo es posible que los insectos lleguen al interior de la vivienda a través de los árboles, sino que el clima agradable que caracteriza a los hogares puede originar que las plagas se vuelvan más activas después de permanecer hibernando en las ramas, el tallo o las hojas como consecuencia de las frías temperaturas.

Por ello, antes de introducir un árbol de Navidad en casa, es recomendable seguir algunas recomendaciones:

  • En el momento de la compra se debe revisar si el abeto o cualquier otro tipo presenta alguna plaga o si existen huevos de mantis que son de color marrón claro y tienen una apariencia espumosa.
  • Es posible eliminar todos los rastros de insectos del árbol con un aparato conocido como agitador mecánico que se encarga de retirar las especies diminutas que vivan en el arbusto antes de que forme parte de la decoración navideña. En el caso de no disponer de este artilugio, también se puede emplear la fuerza humana para zarandear el árbol y conseguir que se desprendan las hojas muertas y las plagas que vienen en el mismo

¿Cuáles son las plagas más frecuentes en los árboles de Navidad?

  • Mantis: esta especie de insecto pone sus huevos en varios montones sobre las ramas de los árboles. Hasta que se abren, un recubrimiento espumoso protege los huevos que pueden llegar a alcanzar la cifra de 300 en cada saco. Una vez que la mantis sale de la cavidad, la plaga es imparable, aunque no todas sobreviven debido a que se comen unas a otras.
  • Arañas: no suponen ningún peligro para las personas o las mascotas, pero las molestias son más que destacables en las viviendas. Al igual que en el caso anterior, las arañas son depredadoras de otros insectos, por lo que puede ser un tratamiento eficaz para terminar con otras plagas no deseadas. Esta especie de insectos se vuelven más activos cuando las temperaturas son agradables, por lo que una casa es el escenario perfecto para su actividad, aunque cabe destacar que no se adaptan demasiado bien a vivir en interiores.
  • Pulgones: se localizan sobre todo en las cortezas de los pinos y se pueden identificar fácilmente por la presencia de una sustancia blanquecina, con una textura similar a la cera. También conocidos como áfidos, uno de los que se puede encontrar con mayor frecuencia es el de tipo Cinara que tiene un tamaño superior, 3 milímetros de longitud aproximadamente, con un color marrón o negro y patas largas. Por otro lado, los pulgones negros son más parecidos a las garrapatas pequeñas y del mismo modo que los anteriores, no pican ni transmiten ninguna enfermedad.
  • Escarabajos: en un árbol de Navidad recién cortado, con total probabilidad se pueden encontrar larvas vivas que pertenecen a este tipo de plagas. Muchos tipos de escarabajos atacan directamente la corteza, resultando muy destructivos para los árboles que presentan signos de debilidad como consecuencia de diferentes factores, como por ejemplo los daños mecánicos o el modo en que se plantó.
  • Ácaros: a pesar de su microscópico tamaño, esta plaga puede advertirse debido a que se trata de pequeños puntos rojos y marrones. Su actividad puede llegar a ser incontrolable, trasladándose a los muebles, las alfombras o cualquier otro elemento de la casa.

Aunque ninguna de estas plagas supone un grave peligro para los habitantes de la vivienda o el mobiliario, siempre es conveniente tomar las precauciones necesarias para evitar este tipo de problemas. Asimismo, no es adecuado aplicar insecticidas sobre el árbol de Navidad para terminar con estos insectos, ya que las consecuencias pueden ser mucho más graves.