¿Desaparecen las plagas en invierno?

De forma generalizada, las plagas están asociadas a los meses en los que el buen tiempo es el gran protagonista. Sin embargo, en la actualidad esta teoría ya no se puede aplicar con total certeza debido al cambio climático: una de sus principales consecuencias es la proliferación de insectos y otros animales en cualquier época del año que afectan de forma negativa a la salud de la sociedad.

Conoce las principales plagas que puedes sufrir en invierno

A diferencia de lo que ocurre en la época estival, las plagas de invierno resultan más difíciles de detectar, ya que las bajas temperaturas y los fenómenos meteorológicos adversos les obligan a buscar cobijo para protegerse. Por este motivo, lo más habitual es que estos visitantes no deseados se alojen en las viviendas, bloques de pisos o en cualquier recinto cerrado donde el ambiente es más suave.

Atención a las principales plagas de invierno

  1. Cucarachas: si creíamos que con la llegada del otoño podíamos librarnos de estos insectos, la realidad nos demuestra lo contrario. La incidencia de esta plaga en invierno puede ser tan notable como en verano y como ya sabemos, se alojan sobre todo en las cocinas, los baños o los comedores porque son las estancias donde más agua y alimento pueden encontrar.
  2. Ratones: otra de las plagas de invierno más comunes son los roedores que con total probabilidad intentan colarse en los hogares en búsqueda de un ambiente con temperaturas confortables. Estos animales se suelen alojar en espacios oscuros y en el caso de no detectar su presencia a tiempo, pueden ocasionar destrozos importantes en la vivienda, junto con la contaminación de cualquier alimento con el que puedan entrar en contacto.
  3. Termitas: se trata de unos insectos que no encuentran ninguna dificultad para mantener su actividad durante cualquier época del año. Por lo tanto, es fundamental estar muy atento a las estructuras y el mobiliario de madera, ya que su acción silenciosa puede causar importantes daños incluso cuando las temperaturas son bajas.
  4. Ratas de alcantarilla: pertenecientes a la misma familia que los ratones, este tipo de ratas también son una de las plagas de invierno más populares. Normalmente se establecen en los sótanos y en aquellos lugares que estén llenos de escombros.

Como vemos, cuando se trata del control de plagas conviene prestar atención en cualquier época, ya que los insectos y otros animales están dispuestos a sorprendernos en todo momento. Ante el mínimo indicio de la presencia de alguno de ellos es recomendable contactar con un equipo de profesionales que se encargue de erradicar el problema y evitar poner en práctica remedios caseros que puedan agravar la situación.