Plagas más comunes en primavera

La primavera trae consigo la frecuencia de lluvias y la llegada progresiva de temperaturas cada vez más agradables. Después de los meses de frío, en los que las plagas han permanecido inactivas en cierta medida, a partir del mes de marzo aproximadamente comienzan a perturbar la tranquilidad de muchas viviendas y espacios de trabajo.

Plagas en primavera

La subida generalizada de los termómetros y el mayor número de horas de luz al día son dos de los principales factores que inciden en la proliferación de los insectos y otros animales que causan graves daños en los inmuebles e incluso en la salud de las personas. Las condiciones de la primavera son idóneas para que las plagas salgan de sus escondites en busca de comida con una mayor asiduidad y aprovechen el buen clima para reproducirse, ya que esta época coincide con el ciclo reproductivo de muchas especies. Esto deriva en que se produzca una mayor propagación hasta que llegue el otoño.

¿Qué plagas se pueden encontrar durante el periodo primaveral?

Aunque vivamos en la ciudad, nuestro hogar no está exento de sufrir la infestación de alguna plaga. La lista de las especies más comunes en primavera es bastante extensa: cucarachas, termitas, chinches, pulgas, ratas, moscas, hormigas, avispas, arañas, mosquitos, polillas, garrapatas…

La aparición de muchas plagas está asociada al brote de las flores, por lo que, si en casa tenemos un jardín o una zona con plantas, probablemente se trate de un factor que causa o agrava esta situación. Ya sea por este motivo u otro, si no se detecta a tiempo la presencia de insectos o especies de mayor tamaño, una vez que se inicia la fase de reproducción, el control de las nuevas colonias será mucho más difícil de ejecutar.

¿Cómo prevenir las plagas en primavera?

Aunque en ocasiones podamos pensar que la llegada de algunas plagas en primavera es irremediable, es aconsejable adoptar una serie de medidas para evitarlo y controlar su propagación por todo el espacio doméstico. Entre ellas se encuentran las siguientes, las cuales no distan demasiado de las que conviene seguir en otras épocas del año:

  • Conviene no dejar para mañana la reparación de las posibles grietas o agujeros que haya en las paredes, las puertas o las ventanas.
  • Si impedimos el acceso de las plagas a las fuentes de comida y agua, conseguiremos ganar gran parte de la batalla. Para ello, es imprescindible guardar los alimentos en recipientes herméticos y en aquellas zonas de la cocina que estén perfectamente protegidas. En el caso del agua, lo más aconsejable es evitar el goteo de los grifos y retirar cualquier charco que se haya podido formar alrededor de los fregadores o los lavabos.
  • Además de contribuir a un mayor bienestar en el hogar, mantener las estancias limpias y tirar la basura de forma frecuente también ayuda a evitar que aparezcan insectos y otros animales no deseados.
  • Las mismas precauciones se deben tomar en relación con la comida de las mascotas, es decir, debe guardarse en un lugar lo más seguro posible con un acceso difícil.
  • Respecto a la zona del jardín o la terraza donde se tenga diferente flora, es importante mantener cuidadas siempre las plantas. Esto significa aplicar los tratamientos adecuados para prevenir la aparición de plagas y en la medida de lo posible retirar todas las hojas secas.
  • En el supuesto de contar con un sótano en la vivienda, es primordial mantener esta estancia limpia, ya que el abandono de la gran cantidad de cosas que se suelen almacenar son el escenario perfecto para que los insectos y roedores encuentren cobijo.
  • Sobre todo, durante la época de primavera y verano, la colocación de mosquiteras o telas metálicas en las ventanas y en las puertas que permanezcan a menudo abiertas es una solución muy eficaz para evitar el paso de avispas, moscas, mosquitos, etc.

Aunque es conveniente seguir estas recomendaciones durante todo el año, durante las semanas previas a la llegada de la primavera se deben intensificar los esfuerzos para mantener la casa libre de plagas. En cualquier caso, ante el mínimo signo de la presencia de alguna, es fundamental contactar con una empresa especializada en el control de plagas para que actúen cuanto antes y con la mayor efectividad.

En el mercado es posible encontrar multitud de productos que prometen acabar con las plagas, pero que en la mayoría de los casos únicamente agravan el problema. Más allá de este tipo de remedios, las compañías cualificadas recomiendan los tratamientos más adecuados en la temporada del año concreta, garantizando la eliminación de la plaga sin que vuelva a aparecer.