Problemática de la cucaracha rubia en cocinas

La cucaracha rubia o también conocida como cucaracha alemana, cucaracha del café o Blattella germanica, es uno de los mayores quebraderos de cabeza en muchas viviendas, concretamente en las cocinas. Su habilidad para moverse por cualquier superficie y su altísima capacidad de reproducción hacen que este tipo de insecto sea una gran incomodidad en el hogar.

Problemática de la cucaracha rubia en cocinas

Este tipo de cucaracha se caracteriza por su color marrón claro y aunque hace algunos años se trataba de una plaga más común del sector de la hostelería, en la actualidad es bastante frecuente su presencia en cualquier casa. La estructura de los bloques de pisos facilita que la cucaracha rubia se pueda mover por las tuberías y cualquier otro elemento, trasladándose así de una vivienda a otra sin mayor problema. Por ello, si algún inmueble está infestado, lo más probable es que se propague también al resto.

Dentro de la vivienda, la cocina es el espacio donde se localiza la mayor colonización, originando graves problemas de salud cuando se contaminan los alimentos y los utensilios que se utilizan para cocinar. Debido a que estos insectos necesitan agua y comida para sobrevivir, en esta zona encuentran todo lo necesario.

Ante una situación así, es importante actuar lo antes posible para controlar la plaga, ya que estas cucarachas se alojan en cualquier recoveco y comienzan a reproducirse rápidamente. No obstante, es recomendable contactar con una empresa especializada en estos temas, ya que el uso de insecticidas no da ningún resultado e incluso en ocasiones puede agravar el problema provocando una propagación de la infestación.

Además de realizar un control de forma profesional, también conviene poner en práctica algunos consejos para que la cucaracha rubia no vuelva a invadir el espacio doméstico:

  • La limpieza en este sentido es fundamental, no sólo en la cocina, sino en general en toda la vivienda.
  • Es importante tirar la basura frecuentemente, guardar los alimentos en recipientes herméticos y no dejar ningún rastro de agua o comida en la zona.
  • Debido a que este insecto también se puede propagar al hogar después de hacer la compra en un supermercado, es recomendable desechar todo el empaquetado y guardar únicamente los alimentos.
  • Conviene revisar el cierre de los armarios donde se almacena la comida, así como el del frigorífico, para cerciorarse de que las cucarachas no pueden acceder a su interior.
  • Para impedir su paso también es aconsejable cerrar cualquier agujero por el que puedan pasar fácilmente, como por ejemplo los conductos de la calefacción, el lavabo, las salidas de aire o un azulejo roto.
Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.