¿Cómo proteger a nuestras mascotas de pulgas?

Con bastante frecuencia se suele pensar que perros y pulgas van de la mano. La picadura de estos parásitos en las mascotas provoca picor, irritación y dolor en la piel, llegando incluso a producirse otras consecuencias más importantes, como reacciones alérgicas, la transmisión de algunas enfermedades parasitarias o anemia.

Proteger a nuestras mascotas de pulgas

Es una situación bastante desesperante ver cómo nuestro animal de compañía sufre los síntomas de la presencia de estos parásitos que viven de la sangre de mamíferos y aves. Aunque se tomen las medidas de precaución necesarias, el paso de las pulgas a la vivienda o al cuerpo del perro se produce fácilmente cuando el animal ha entrado en contacto con un medio que estaba infestado.

Datos importantes sobre las pulgas

  • Las pulgas se reproducen muy rápidamente, por lo que adoptar las medidas de erradicación pertinentes cuanto antes es fundamental para evitar que se produzca una infestación más grave. Su ciclo de vida suele durar entre 3 y 6 semanas si se dan las condiciones comunes de un entorno doméstico. En el transcurso de este corto periodo, las pulgas son capaces de producir más de 400 crías, lo que se traduce en cientos o miles de estos parásitos en cuestión de días.
  • Los huevos se depositan en cualquier sitio de la vivienda: alfombras, suelos, camas, etc. En la fase de pupa hasta que la pulga emerge, si un perro se tumba en un sitio plagado de ellas, se produce una eclosión prematura y saltan directamente al animal.
  • El hecho de que estos parásitos no tengan alas no significa que no puedan moverse de un lugar a otro. Su forma de desplazarse es el salto que puede llegar a superar en 150 veces su propia altura. Además, tienen un enorme poder de agarre para aferrarse a sus víctimas y marchar con ellas sin caerse.
  • Al igual que la mayoría de las plagas, las pulgas también se reproducen fácilmente cuando las condiciones de humedad y la temperatura son altas.
  • Es importante saber identificar las pulgas de los chinches. Las primeras tienen un color marrón rojizo y su forma es ovalada, aunque delgada. Sin embargo, los chinches son planos y tienen forma de semilla.

Tratamiento de las pulgas en mascotas

Si notamos que nuestra mascota tiene un comportamiento extraño, sobre todo si se rasca o se relame de forma desesperada, es importante prestar atención al motivo. Siempre es necesario revisar el cuerpo del perro para comprobar si tiene pulgas al regresar de dar un paseo por el exterior, así como inspeccionar la ropa de cama y los objetos con los que juegue habitualmente. Hay que tener en cuenta que las zonas donde se suelen alojar estos parásitos con mayor frecuencia son las orejas, las ingles, la barriga y la cola.

Una opción para retirar las pulgas del cuerpo de la mascota consiste en pasar un peine por su pelo, acercándose lo máximo posible a la piel. De esta forma se pueden retirar los parásitos, aunque se deben poner rápidamente en un cubo con agua y jabón. Además, también es recomendable colocar una toalla o un papel debajo del animal para que caigan las pulgas mientras se va peinando.

Por otro lado, se pueden utilizar productos químicos que están enfocados al control de plagas. Se pueden adquirir sin ningún problema en cualquier tienda especializada en mascotas y es posible elegir entre los que se aplican directamente en el animal u otros que evitan las pulgas a nivel ambiental. Hay que tener en cuenta que ya se trate de champús, collares, sprays u otros tratamientos, siempre deben ser específicos para el tipo de mascota en concreto.

Junto a estas soluciones, conviene poner en práctica otras medidas, como son las siguientes:

  • Cuando tengamos la sospecha de que existe una plaga de pulgas en casa es necesario pasar la aspiradora con una mayor frecuencia. Además de ello, es aconsejable usar una nueva bolsa cada vez y cerrar correctamente la que se haya usado para deshacerse de ella de forma inmediata.
  • Se debe lavar toda la ropa de cama, así como las prendas u objetos que haya tocado la mascota con un programa de agua caliente para matar los huevos de las pulgas.
  • Durante los meses más calurosos del año es importante evitar que nuestras mascotas entren en contacto con otros animales para prevenir posibles infestaciones.
  • La limpieza y mantenimiento de las zonas exteriores de la vivienda, como jardines o terrazas, es igual de necesaria que las tareas que se realizan en el interior.

Además de seguir estos consejos cuando el problema de las pulgas ya ha aparecido, no hay que olvidar que se debe realizar una prevención durante todo el año. Dado que las pulgas pueden atacar a las mascotas en cualquier época, no se puede bajar la guardia para no comprometer la calidad de vida de los animales de compañía. Lo más recomendable es seguir las indicaciones del veterinario y de una empresa especializada en control de plagas para diseñar una buena estrategia de prevención según la mascota de que se trate.