¿Qué es la rabia?

Hablar del virus de la rabia es uno de los temas que más asusta a la población en general. Se trata de una enfermedad que se encuentra solo en los mamíferos y que se puede transmitir al hombre en caso de una mordedura o un arañazo. Afecta sobre todo al sistema nervioso central y su tasa de mortalidad es muy elevada.

¿Cuáles son los síntomas de la rabia?¿Cómo se puede prevenir?

Es importante mencionar que tanto los animales salvajes como domésticos pueden estar infectados, aunque el mayor porcentaje de los casos de contagio se produce por perros de compañía. Lo más común es que la transmisión tenga lugar mediante la saliva, pero también se han registrado casos a través de las lágrimas y la nariz.

¿Cuáles son los síntomas de la rabia?

En ocasiones, esta enfermedad puede permanecer latente en el organismo de una persona sin mostrar ningún indicio durante uno y tres meses. Posteriormente, los síntomas más comunes son fiebre, dolor de cabeza, cansancio o malestar general que se puede llegar a confundir con una gripe. Esto significa que el virus se ha propagado a través del sistema nervioso central hasta el cerebro, por lo que, transcurridos unos días, la persona afectada puede sufrir confusión, agitación y disfunción cerebral.

Cuando el contagio es muy grave, se puede producir la muerte en cuestión de días debido a un paro cardiorrespiratorio. Asimismo, otros síntomas graves son delirios, dificultad para tragar, insuficiencia cardiaca o respiratoria.

¿Cómo se puede prevenir la rabia?

Cuando un animal infectado araña o muerde a una persona, es primordial lavar la herida con agua y jabón para minimizar las consecuencias en cierta medida. Después, es imprescindible acudir al médico cuanto antes para ponerse la vacuna contra la rabia y frenar la difusión del virus.

Por otro lado, para prevenir la rabia en el ámbito doméstico es primordial cumplir con el calendario de vacunación de los animales de compañía, así como vigilar a los mismos cuando se encuentren al aire libre para evitar que se contagien con otras especies. Junto a ello, la mejor forma de evitar el contagio es estar inmunizado de forma preventiva, sobre todo cuando se tiene previsto viajar a un país extranjero donde el riesgo sea mayor.