Servicio de desinfección para controlar el coronavirus

El coronavirus ha alcanzado la categoría de pandemia global y como consecuencia de ello, se han activado las alarmas en todos los países del mundo. También conocido como COVID-19, se trata de un virus que se transmite de animales a personas, cuyos primeros contagios se localizaron en Wuhan (China) a finales de diciembre de 2019.

Desde entonces, se ha ido propagando rápidamente al resto de regiones del planeta, donde Italia y España son dos de los países más afectados. El motivo del alto número de casos en tan poco tiempo se debe a que la transmisión del virus se produce simplemente por el contacto entre personas, sobre todo por las sustancias que se producen al estornudar, toser o hablar – descargar PDF informativo -.

Síntomas del coronavirus

Aunque se debe tener en cuenta el tipo de coronavirus y el estado de salud de cada persona, a grandes rasgos, los principales indicios son:

  • Fiebre continuada.
  • Tos
  • Dolor de garganta.
  • Dificultad para respirar.
  • Dolor de cabeza.
  • Secreción nasal.
  • Malestar general.
  • Fatiga.

Como vemos, los síntomas del coronavirus son muy parecidos a los de una gripe común. Por lo tanto, es importante prestar atención a cualquier signo y tener en cuenta también que muchas personas infectadas no presentan ningún indicio.

Fuera de los casos de las personas mayores y pacientes que sufren alguna enfermedad crónica, cáncer u otra afección grave, alrededor del 80% de los afectados se recupera sin ninguna complicación y sin necesidad de seguir un tratamiento específico.

¿Cómo evitar el contagio del coronavirus?

Aunque las autoridades sanitarias de todo el mundo están trabajando a marchas forzadas para desarrollar una vacuna contra el coronavirus lo antes posible, todavía no se dispone de ningún medicamento concreto para combatir esta enfermedad. Por lo tanto, es muy importante seguir una serie de recomendaciones para prevenir el contagio.

Más allá de dejarse llevar por el pánico generalizado, es fundamental aplicar el sentido común con el fin de esquivar este virus. De este modo, es posible contribuir a descongestionar el sistema sanitario y evitar que otras personas allegadas más vulnerables, como ancianos o niños, se infecten. Así, los consejos básicos son:

  • Lavarse las manos frecuentemente durante 20 segundos como mínimo y, en general, mantener una higiene adecuada.
  • Evitar el contacto físico con cualquier persona, lo que se traduce en no dar besos, abrazos o estrechar la mano.
  • Usar mascarilla únicamente en el supuesto de que existan posibilidades de estar contagiado o si se forma parte de un grupo de alto riesgo.
  • Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo al estornudar o toser.
  • Mantener una distancia de al menos un metro con otras personas.
  • Evitar, en la medida de lo posible, tocarse la boca, la nariz o los ojos con las manos.
  • Quienes presenten los síntomas descritos anteriormente deben quedarse en su domicilio y contactar por teléfono con los servicios de salud. Después, es imprescindible seguir al detalle las indicaciones sobre qué hacer.

Para más información puedes llamar a estos teléfonos de información COVID-19 facilitados por el Ministerio de Sanidad .

Métodos de protección contra el coronavirus

Como hemos comentado antes, una de las formas más comunes de contagio del coronavirus es el contacto entre personas. Sin embargo, este virus, al transmitirse por el aire, también se puede depositar en objetos y superficies si no llega a alcanzar a ningún individuo. De este modo, también es posible contagiarse al tocar las cosas que estén infectadas.

Teniendo esto en cuento, las probabilidades de contraer esta enfermedad son mucho más altas en aquellos espacios que albergan a una mayor cantidad de gente, como hoteles, aeropuertos, empresas, centros comerciales, estaciones de tren, etc. Además de no acudir a sitios con grandes afluencias, es sumamente importante que se adopten las medidas precisas para desinfectar dichos espacios y controlar la propagación del virus.

En este sentido, el servicio de desinfección que ofrecen las empresas de control de plagas es clave para protegerse frente al coronavirus. El objetivo de este trabajo es destruir o reducir la presencia de microorganismos patógenos en cualquier zona, superficie u objeto para prevenir su propagación.

Para conseguir que los espacios queden libres de coronavirus, se pueden emplear diferentes técnicas avanzadas, entre las que destacan la pulverización, la nebulización, la aerosolización y la fumigación. No hay que olvidar que la desinfección ambiental es un complemento imprescindible de cualquier sistema de limpieza para mantener los virus fuera del contacto de las personas.

Mientras no desaparezca el nivel de riesgo de un modo generalizado, es necesario ejecutar un plan de desinfección para aplicar los productos más adecuados de forma periódica. Aunque es importante hacer un especial hincapié en las zonas más críticas, el entorno doméstico también puede ser objeto de esta medida de prevención.

Posted in: