Seguridad alimentaria en hoteles y restaurantes

Cualquier establecimiento donde se manipulen alimentos debe adoptar una serie de medidas imprescindibles para evitar posibles intoxicaciones en los clientes. En los hoteles y restaurantes, estas precauciones cobran probablemente una mayor importancia porque además del problema de salud pública que se puede causar, cualquier fallo en este sentido influye directamente de forma negativa en la imagen del local.

Control de plagas para la seguridad alimentaria en hoteles y restaurantes

En bares, cafeterías, sitios de comida preparada, servicios de catering, comedores de hospitales y colegios, etc…los alimentos están presentes de igual modo. Por ello, se deben seguir las normas vigentes en cuanto a seguridad alimentaria, independientemente del tipo de empresa y su tamaño.

Tanto en unos espacios como en otros, este control suele ser uno de los temas más peliagudos que presenta serias dificultades para ponerlo en práctica. Entre los principales motivos se encuentran: la gran cantidad de materias primas que se deben conservar para su posterior manipulación, la desorganización como consecuencia de la alta carga de trabajo o la constante rotación de personal que deriva en el desconocimiento de los procesos que se siguen en relación con la seguridad alimentaria.

Principales motivos de contaminación de los alimentos

En los hoteles y restaurantes es primordial asegurar el máximo nivel de calidad en todas las fases de preparación de comidas. Este objetivo debe estar presente desde que se obtienen los alimentos base hasta que el plato llega a la mesa del cliente. Cualquier mínimo error puede derivar en que los alimentos se contaminen y causen graves perjuicios en la salud de los comensales. Algunas causas son las siguientes:

  • Es muy fácil que un alimento se contamine simplemente al entrar en contacto con otro que ya está contaminado.
  • Los utensilios de cocina y las superficies donde se manipulan los productos son una de las principales fuentes de contagio de microorganismos que desencadenan enfermedades.
  • Los propios cocineros también pueden contaminar los alimentos a través de las manos, la respiración, el pelo o la ropa.
  • Un espacio en condiciones deficientes de higiene es igualmente un foco de contaminación.
  • Como consecuencia del punto anterior, es bastante probable que las plagas formen parte del entorno. Ya sean cucarachas, ratones, hormigas o cualquier otra especie, este es uno de los motivos más peligrosos de contagio de alimentos. Las plagas no solo pueden contaminar la comida a través del contacto directo, sino también mediante sus heces, la orina, la saliva o la piel que van mudando.

Cómo mantener la seguridad alimentaria en hoteles y restaurante

  • La temperatura a la que se mantengan los alimentos es crucial para controlar el desarrollo de microorganismos en los mismos. En la nevera o el congelador, muchos de estos organismos no llegan a desaparecer por completo, sino que es necesario cocinar a más de 65 grados para acabar con ellos.
  • Es fundamental que los manipuladores de alimentos mantengan una higiene personal adecuada y que, además, adopten hábitos continuos respecto a lavarse las manos, protegerse el pelo y la barba, así como la boca, etc.
  • El personal que trabaja en las cocinas de los hoteles y restaurantes debe llevar una ropa específica que únicamente se debe utilizar en el puesto de trabajo. Es obvio que las prendas tienen que estar limpias y en perfecto estado. Asimismo, es recomendable quitarse cualquier complemento personal, como relojes, pendientes o anillos.
  • Durante el almacenamiento hay que evitar que los alimentos entren en contacto con el suelo o las paredes, para lo cual es muy importante que estén guardados en envases cerrados. En este sentido, conviene no almacenar más cantidad de la que los frigoríficos pueden acoger para permitir que el aparato alcance la temperatura idónea.
  • Un truco muy práctico a la hora de guardar la comida consiste en etiquetarla con la fecha en la que se guarda para coger en primer lugar la que lleva más tiempo almacenada.
  • Los hoteles y restaurantes deben contar con las instalaciones necesarias que contribuyan a la seguridad alimentaria, tales como zonas de lavado, espacios de preparación, sistemas de ventilación, vestuarios, área donde se guardan los productos de limpieza, etc.
  • Durante el transporte de las materias primas, las normas de higiene alimentaria aplican de igual modo. Es fundamental que el vehículo se encuentre en buenas condiciones, que los alimentos se desplacen protegidos y que la temperatura sea adecuada durante los trayectos.
  • En las cocinas es bastante habitual que se generen desperdicios, por lo que el personal tiene que encargarse siempre de retirarlos de la zona donde se está preparando la comida tan pronto como sea posible. Los restos se deben depositar en contenedores específicos, los cuales han de estar completamente limpios para prevenir la contaminación y el desarrollo de plagas.
  • En la seguridad alimentaria es igualmente importante la formación del personal que manipula los alimentos. Los trabajadores deben conocer las indicaciones precisas en materia de higiene para evitar posibles riesgos durante el consumo.
  • El control de plagas es otro de los aspectos fundamentales de la seguridad alimentaria en hoteles y restaurantes. En este sentido es necesario adoptar las medidas precisas de prevención, así como confiar en un servicio profesional que aplique los tratamientos más eficaces en el supuesto de que aparezca el problema.